Leyendas de Mi Pueblo


La Jefa
17 abril, 2010, 6:26 pm
Filed under: Cuento, Leyenda | Etiquetas: , , , , ,

Movimente/Flickr/CC

Mi jefa, ay mi jefa, si es la que me pone mas güevona, esta noche, si esta noche entraré a su casa, llevaré uno de mis cuchillo, el más filoso, ese que compré en el oriental, primero le arrancaré los dedos de las manos, como si estuviera cortando chorizos, ya me oigo los gritos que va a pegar las vieja cabrona, me va a pagar todas las que me ha hecho.

Pero ella no esta sola en su casa, ni modo tendré que matar a su esposo y a sus dos hijos, no se va a perder mucho, el hombre es un alcohólico que vive de bar en bar, y los hijos unos vagos que van a la escuela cuando se les da la gana, solo viven fumando marihuana, en fin elimino a un borracho mas, dos lacras y una vieja pedante que me ha hecho la vida imposible durante 10 años en el trabajo.

Luego de los dedos le cortaré la lengua por haber mencionado mucho mi nombre, -hablando de lenguas ya me dio hambre-, abrí la refrigeradora y encontré solo una guayaba, me la comí porque aun no había hecho las compras, el dinero se me va rápido y en el trabajo nunca me aumentaron el salario.

Durante me comía la guayaba los pensamientos psicópatas se me habían ido, ya hasta se me olvidó el capitulo de la telenovela, pero aun me acordaba de mi jefa, creo que lo tendré que hacer porque esto que siento no me deja dormir, Salí de mi casa con el cuchillo en la cartera Channel que compré con dos salarios, me dirigí a la casa de mi jefa, salte el muro, -¿no sé como lo hice?-, pero sentía que algo estaba en mí, no era yo, era algo sobrenatural, entré a la casa y había un olor fuerte a sangre y alcohol, subí al cuarto donde dormía mi jefa, -ya sabía donde estaba porque en su cumpleaños 45 me invitó a venir-, subiendo las escalera miré rastros de sangre, abrí la puerta de la habitación y allí estaba mi jefa pero alguien se me había adelantado, estaba desollada junto a su esposo y sus hijos. – Maldita sea, alguien más había hecho el trabajo que yo quería realizar.-

A la mañana siguiente, llegué a mi trabajo como que si nada había pasado, pero todos ya sabían que a la jefa la habían matado, pero nadie sabía quien lo había hecho, ni la misma policía. Se me acercó el presidente de la compañía y me dijo que a partir de hoy yo era la nueva jefa y como si se tratara de una maldición empecé a dar órdenes.

Escrito por Néstor A Arce A.

Movimente/Flickr/CC


1 comentario so far
Deja un comentario

Wooow…esta genial, por la misma presion de los trabajos supongo q representa el sueño de muchos.

Comentario por Andrea Gabriela




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: